Lunes: 20-04-2014 Acerca de Comunidad APS | Contacto | Suscribirse al Boletín | FAQ (?) 
Home Comunidad APS
Registrarse | Recuperar clave  
Mi Perfil Mi Comunidad Preguntas Clínicas Blogs Herramientas
 Actualización sobre Mastitis
Se define como mastitis a la inflamación de la mama ocasionada por gérmenes y caracterizada por la presencia de calor, dolor y rubor. Generalmente las mastitis se clasifican en puerperales (recordemos que el puerperio es la etapa de la vida de la mujer posterior al parto) o no puerperales, según la etapa de vida de la mujer en la que aparezcan.

La mastitis puerperal es la forma más común (algunos estudios hablan de una prevalencia de hasta el 24% en mujeres que amamantan), y se produce por abrasiones o lesiones del pezón debido a la lactancia, sobre todo durante las primeras 6 semanas siguientes al parto. Los gérmenes que más comúnmente producen estas infecciones son los patógenos habituales de la piel: los staphylococcus aureus y epidermidis, y los streptococcus.

La mastitis no puerperal es, por definición aquella que se produce en mujeres que no amamantan o que se encuentran fuera de la etapa puerperal. Puede producirse por la inflamación de estructuras mamarias. Su importancia radica en que su evolución es tórpida y debe hacer sospechar un cáncer de mama inflamatorio.

Manejo de las pacientes que consultan por mastitis
El diagnóstico de mastitis es clínico, al encontrar los signos de flogosis en la mama. Las pacientes suelen encontrarse en buen estado general aunque es frecuente que tengan fiebre.

La mastitis puerperal se trata mediante el drenaje de la leche hay que mantener la lactancia, y tratar de extraer leche en forma manual, o utilizando un sacaleche. Es útil la aplicación de compresas locales húmedas y calientes. En la mayor parte de los casos, cuando la paciente tiene fiebre, calor, dolor y rubor de la mama deben administrarse antibióticos como cefalosporinas de primera generación, cefalexina 500 mg cada 6 horas, cefadroxilo 500 mg cada 12 horas o vancomicina 1 gr cada 12 horas en los casos en que no responden. Habitualmente la respuesta a los antibióticos es rápida.

Es importante recordar a la mujer que no es necesario que suspenda la lactancia. Es más, se la debe estimular para que la continúe para facilitar su curación.

Ante la falta de respuesta puede rotarse el antibiótico a amoxicilina más ácido clavulánico (inhibidor de las beta lactamasas).

El diagnóstico y el tratamiento temprano reducen la probabilidad de que se desarrollen abscesos. En caso de sospecha de colecciones deberá solicitarse la consulta del especialista para punzar y drenar quirúrgicamente la colección si se obtiene pus. En este caso se debe suspender la lactancia.

Las mastitis puerperales pueden prevenirse preparando el pezón durante el embarazo y el puerperio para que no se agriete y para lograr una buena técnica de lactancia

La mastitis puerperal es la forma más frecuente de mastitis cuyo diagnóstico y tratamiento temprano disminuyen la probabilidad de complicaciones locales (fístulas y abscesos). Se trata con antibióticos y compresas locales. La lactancia no debe abandonarse ya que la salida de la leche favorece la curación.

Las mastitis no puerperales también se tratan con antibióticos Los gérmenes más comunes son STF aeurus, bacteroides y pepto STC. El tto propuesto es clindamicina 300mg cada 6 horas, o combinación de cefazolina más metronidazol cada 6 horas, o AM/CL (875/125) cada 12 horas, o AM/SB (875/125) cada 12 horas. Algunos proponen entre 14 a 21 días de tto. La evolución tórpida de una mastitis no puerperal (falta de mejoría clara luego de 3 semanas de tratamiento con antibióticos) obliga a descartar un CM inflamatorio. En este caso la lesión se debería biopsiar.

La mastitis no puerperal puede darse por la inflamación propia de las estructuras mamarias y por las infecciones de la piel que la recubre. Generalmente los gérmenes involucrados son los típicos de la piel, por lo cual el tratamiento de elección se realiza con cefalosporinas de primera generación o amoxicilina más un inhibidor de beta lactamasas. Ante una mastitis no puerperal que no responde al tratamiento común debe descartarse el carcinoma inflamatorio de la mama e interconsultar con el especialista



Autores

Dra. Dreyer, Claudia
Medicina Familiar
Unidad de Medicina Familiar y Preventiva
Hospital Italiano de Buenos Aires

 

Programa de Educación Continua en Salud Familiar, Ambulatoria y Comunitaria.
• Cursos PROFAM
• MANUAL
Artículos destacados de acceso libre y gratuito desde el momento de su publicación.
• Ingreso de alumnos al Campus
• Cursos PROFAM
• Cursos Fundación MF
• Cuerpo docente
PEC Programa de Efectividad
• Objetivos
• Perfil del Egresado
• Inscripción e Informes
• Misión
• Salud Comunitaria
• Educación e Investigación

¿Cómo seguirnos ?
Canal de Noticias RSS  

AllTrials logo
Home
Acerca de la Comunidad
Contacto
Preguntas Frecuentes
Registrarse
Preguntas Clínicas
Blogs
Herramientas
Mi Comunidad
Mi Perfil
Copyright Fundación MF
Todos los derechos reservados

Diseño:    Desarrollo: